aspectos legales y tributarios compra vivienda Panamá

Aspectos legales y tributarios que debe conocer para adquirir un inmueble en Panamá

El Código Fiscal panameño fue objeto de algunas modificaciones en materia inmobiliaria que entraron en vigor a principios de este 2019. La nueva normativa corresponde a una actualización de la Ley 66 de octubre de 2017 y un ajuste en las tasas de impuestos para la adquisición de bienes inmuebles.

El documento también destaca la inclusión de nuevos conceptos de propiedad como parte de su régimen de aplicación de dicho impuesto, así como una resolución que establece el procedimiento de retención del mismo, tasa de la que ya informamos en nuestro blog. Todos estos aspectos son vinculantes con la compra y registro de bienes inmuebles, los cuales deben ser cumplidos por el nuevo propietario.

Conceptos inmobiliarios PFT y VP

El Decreto Ejecutivo 363 de diciembre de 2018 reglamenta lo referente al Patrimonio Familiar Tributario (PFT) y a la Vivienda Principal (VP), términos que no estaban contemplados en el texto anterior.

El PFT se refiere al inmueble destinado a fines habitacionales, tanto del propietario como los familiares que en habiten en él. Fuera de esta categoría, la VP corresponde al inmueble ocupado permanentemente por un propietario que no tiene familia.

Con base en la norma, el comprador de una vivienda debe presentar una declaración jurada sobre el estatus habitacional del bien inmueble anta la Dirección General de Ingresos. Esto aplica tanto para obras nuevas como de segunda mano.

Tasas de impuestos de inmuebles

La nueva conceptualización inmobiliaria afecta directamente las tasas de impuestos según en rango de valor de la propiedad.

Bajo la calificación de PFT y VP, quedarán exonerados aquellos inmuebles con valor inferior a los $120,000. La base imponible será del 0,50% en propiedades de hasta $700,000 y de 0,70% por encima de esa cantidad.

Para segundas viviendas, inmuebles comerciales, industriales y terrenos, la exoneración abarcará a las propiedades con valor inferior a los $30,000. Será de 0,60% hasta los $350,000, de 0,80% hasta los $500,000 y del 1% por encima de esa cifra.

El incumplimiento en el pago, el fraccionamiento del valor catastral o la simulación de la categoría con intensiones evasivas supondrán multas de hasta $10,000 dólares.

Exoneraciones de primera compra

Las exoneraciones por valor mínimo tienen vigencia permanente, aunque estarán sujetos a revisiones y actualización del valor de la propiedad, así como los ajustes que el mismo Estado haga sobre el monto exonerado con base en la capacidad contributiva y factores inflacionarios.

Sin embargo, para la primera compra de una propiedad declarada como PFT o VP, quedarán exentos los inmuebles con valor catastral entre $120,000 y $300,000 aplicable por un lapso de 3 años.

También quedarán libradas de pago aquellas fincas de actividad agropecuaria cuyo valor no supere los $350,000.

Agentes de retención de impuestos

El Decreto 62 de noviembre de 2018 acredita a las entidades bancarias y demás oficinas de financiamiento para retener del impuesto de inmueble, mientras que la Resolución N° 201-7791 de diciembre de 2018, establece los procedimientos para tales fines.

Estos organismos financieros actuarán como agentes de retención para los inmuebles no sujetos a exoneraciones que hayan sido adquiridos bajo protocolos de financiamiento o estén sujetos a hipotecas.

Este impuesto es un tributo anual que puede liquidarse en tres cuotas, fijadas los meses abril, agosto y diciembre. El pago del total antes del 1 de marzo gozará de un descuento del 10%, pero los retrasos en las fechas parciales supondrán un incremento del 10% por mora.

Consejos fiscales para adquirir una vivienda

La nueva normativa sobre el impuesto de inmueble está orientada a que los propietarios tengan conciencia de la importancia de actualizar el valor catastral de sus inmuebles ante la Autoridad Nacional de Administración de Tierras (Anati). Se recomienda estar atentos a estos aspectos durante la compra de una vivienda:

  • Conocer los valores de la construcción y del terreno. Esto determinará la base gravable del impuesto a cancelar.
  • Acogerse al régimen de PFT o VP ofrece algunos beneficios de exoneración sobre la propiedad.
  • En viviendas de segunda mano, verificar la actualización del valor catastral, incluidas las mejoras y la existencia de exoneraciones.
  • Verificar que la propiedad no esté sujeta a gravámenes o hipotecas que impidan su traspaso.

Al actualizar la propiedad ante el Anati se evitan discrepancias entre la tasa imponible que se paga y lo que se debe pagar, lo que podría resultar en multas por moratoria o evasión.

Recuerde que el pago del impuesto inmueble es de obligatorio cumplimiento y forma parte de la recaudación de los municipios. En Sucre, Briceño & Co disponemos de un Área de Práctica Jurídica especializada en Derecho Inmobiliario, no dude en contactarnos para resolver cualquier tipo de duda referente a esta nueva normativa.

No hay comentarios

Publica un comentario