Moneda digital de China

China prioriza en secreto el desarrollo de su moneda digital

La moneda digital es un soporte de intercambio almacenado en formato digital el cual posee propiedades similares a las monedas y billetes físicos que todos conocemos. Esto es así porque con éstas se pueden también llevar a cabo transacciones instantáneas así como cualquier tipo de operación realizada con el dinero tradicional.

China es consciente del potencial de las monedas digitales, por eso ya está trabajando en ella bajo un tremendo halo de hermetismo.

El Banco Popular de China está trabajando a toda velocidad en el proyecto de crear su propia moneda digital de banco central (CBDC) con el objetivo de competir con Libra, la criptomoneda de Facebook.

Un equipo perteneciente al Laboratorio de Investigaciones de Monedas Digitales del banco central está dedicado en exclusiva al desarrollo de esta nueva moneda, en un entorno secreto y lejos físicamente además de la propia sede principal del PboC, ubicada en el centro de Beijing. Este equipo ha estado trabajando de forma aislada desde principios de verano con el fin de acelerar este proyecto.

El anuncio en junio pasado de la futura salida al mercado de Libra, la criptomneda global de Facebook para facilitar pagos, no solo sacudió a China sino también a gobiernos de todo el globo.

¿Cuándo aparecerá en el mercado?

El proyecto del PBoC permanece en un riguroso secreto y no se sabe con exactitud la salida al mercado de esta nueva moneda digital y cuál será el grado de participación de las principales corporaciones del país asiático.

Según información del medio de comunicación estatal China Daily, el pasado 4 de septiembre comenzaron las pruebas de “circuito cerrado” para la moneda digital. El objetivo de estas pruebas es simular escenarios de pago en los que estarían involucradas algunas instituciones comerciales pero no gubernamentales.

Si estas pruebas se van completando con éxito la nueva moneda digital de la República Popular de China podría ser lanzada antes que la Libra de Facebook, apuntando a la primera mitad de 2020 como una posible fecha de estreno.

Según Forbes, los cuatro grandes bancos comerciales de China y gigantes de la tecnología financiera como Alibaba, Tencent y Union Pays serán las primeras organizaciones en recibir y probar la moneda digital; se estima como fecha probable noviembre de este año.

Los bancos que formarían parte de esta experiencia piloto serían: El Banco de China, el Banco de Construcción de China, el Banco Agrícola de China, el Banco Industrial y el Comercial de China, uno de los bancos más grandes del mundo por activos totales.

Otra fuente, la cual está familiarizada con los esfuerzos de Central Bank Digital Currency, mencionó que las organizaciones indicadas anteriormente ya han participado en el desarrollo, aunque no se especificó si todas estas empresas colaboraron o hubo alguna que no lo hizo, tampoco aclaró qué empresas obtendrán la moneda digital y cuáles no.

Implementación regional

Cuando una moneda digital de banco central sale al mercado, el organismo regulador es consciente que la implantación de la misma ha de hacerse en varias fases y de forma gradual.

Según la publicación Global Times, el sistema podría lanzarse inicialmente en Shenzen, con una población de algo más de 12 millones de habitantes y actualmente cuarta en el ranking de ciudades chinas en cuanto a producción económica, para comenzar su posterior expansión por el resto de regiones.

El Laboratorio de Investigación de Moneda Digital del PBoC creó previamente una entidad llamada Instituto de Investigación Fintech de Shenzhen junto al gobierno local y el regulador financiero de Shenzhen. El objetivo es seguir desarrollando proyectos de tecnología digital y financiera.

A este Instituto se ha ido adhiriendo un nutrido de expertos en las áreas técnicas, arquitectos de blockchain y especialistas en criptomonedas. El propio Laboratorio de Investigación ha presentado más de 50 solicitudes de patentes que contienen el diseño potencial del yuan digital.

Esta moneda tiene ciertos paralelismos con una criptomoneda a nivel superficial, en lo relativo al sistema de transacción de igual a igual, pero elimina dos elementos clave intrínsecas de las criptodivisas: el anonimato y la descentralización de estos criptoactivos.

China da un paso al frente vislumbrando un futuro donde la tecnología blockchain y las criptomonedas tendrán un gran protagonismo en las transacciones que ya se llevan a cabo a nivel mundial.

No hay comentarios

Publica un comentario